Iglesia de Jocotenango

Al observar el actual templo de Nuestra Señora de la Asunción puede apreciarse que su construcción no fue terminada pues aún le falta construir la cúpula mayor y la parte abovedada de las capillas laterales y presbítero del crucero, así como la cornisa exterior, lo que le resta mayor belleza al conjunto.
La Iglesia de Jocotenango cuenta con una fachada barroca que luce adosadas al muro columnas salomónicas pareadas, similares a las del templo de San Francisco, a las de la portada oriental del templo de San Pedro Apóstol (1663) de la Antigua Guatemala.

En sus hornacinas se aprecian esculturas de estuco de San Pedro y de San Pablo Apóstoles, las de San Francisco de Asís y Santo Domingo de Guzmán en el centro y en la parte superior la imagen de Nuestra Señora de la Asunción flanqueada dos arcángeles. A los lados de la fachada hay dos pequeños campanarios.

Su interior luce un coro alto a la entrada, dos pequeñas capillas y es abovedada su parte alta desde la portada al arco que corresponde al crucero así como hermosa cornisa. Este templo sufrió algunos daños de consideración con ocasión de los terremotos del 29 de septiembre de 1717 y 29 de julio de 1773 y finalmente, el 4 de febrero de 1976, siendo siempre objeto de restauración por sus celosos vecinos como puede observarse.

En su interior también puede admirarse un retablo dorado donde se aprecia la escultura del Cristo de las Animas, las esculturas de San Isidro labrador, un Cristo yaciente, dos de la Virgen de Dolores, una Inmaculada Concepción, un misterio (Conjunto de San José, La Santísima Virgen María y El Niño Dios), una escultura policromada de San José, Jesús Nazareno con la Cruz a cuesta y la de Nuestra Señora de la Asunción, Patrona del lugar, finalmente una de Nuestra Señora del Transito, todas ellas buriladas por notables escultores de la época colonial.

Aspectos Culturas y Religiosas
FESTIVIDADES

La fiesta titular de Jocotenango se celebra el 15 de agosto en honor a la Santísima Virgen de la Asunción, con actos sociales, culturales, religiosos y deportivos.

Propiamente en el aspecto religioso, vale hacer mención de la conmemoración de la Vida, Pasión, Muerte y Resurrección de Nuestro Señor Jesucristo; específicamente dentro de la localidad durante la Tercera Semana de Cuaresma con la procesión de la Consagrada Imagen de Jesús Nazareno y de la Santísima Virgen de Dolores y la procesión de la Consagrada Imagen de la Virgen de Soledad el Viernes de Dolores así como otras actividades de tipo religioso como la procesión de la Virgen de Concepción, las tradicionales posadas navideñas y otros actos que realzan al municipio.

PATRIMONIO ARTÍSTICO
Entre sus atractivos, Jocotenango cuenta con una amplia Plaza Mayor, donde puede admirarse una fuente de mampostería y piedra labrada estilo Barroco, de singular belleza y única en su trazo. Fue puesta al servicio público el 30 de julio de 1733.

Frente al Templo una bella Cruz igualmente tallada en piedra que en sus brazos presenta la siguiente inscripción: “JHS – AM – 1571”. Este dato corresponde posiblemente al año en que se puso al servicio de la Feligresía Católica su primitiva Ermita que es de pequeñas dimensiones y bella en su conjunto Barroco, bajo la advocación de Nuestra Señora de la Asunción; esta Ermita fue la primera construida en el Valle del Rejón donde se encuentra la población.

Al sur de la plaza y contigua a la Ermita mencionada, fue construida en enero de 1602 otra Iglesia de mayores dimensiones, al concedérseles a los religiosos dominicos fundar una Vicaría de su Orden y dedicada como se indicó a Nuestra Señora de la Asunción de María, por el entonces Capitán General y Obispo del Reino de Guatemala, Licenciado Don Francisco Marroquín.

Otros de sus atractivos son: El Monumento a la Madre que se encuentra en parque central de la localidad, el kiosco, y un jocote elaborado en concreto que se localiza en uno de los parques y que es la representación del porqué del nombre del municipio. Cabe resaltar que durante mucho tiempo existieron varios jocotales (árbol de jocote); pero por el crecimiento de la población muchos de ellos desaparecieron, aunque todavía es posible encontrar en algunas casas dichos árboles.